A principios del siglo XX frente al templo principal, el actual parque Benito Juárez era una plaza empedrada que servía como mercado. Siendo jefe político el Sr. Eleuterio Aguilar mandó primero a construir un bonito kiosco de dos pisos con barandales y rematado en una águila en vuelo.

Posteriormente mandó construir el parque Benito Juárez, con una hermosa arboleda de pirules circundado por barandales de barrotes de madera con seis entradas, con pilastras de mampostería con cadenas que se cerraban por las noches y por los distintos desniveles, gradas, bancas de madera llamadas glorietas.

En los esquineros del parque se colocaron las estatuas en busto, con bonitos monumentos con escalinatas, del General Pantaleón Domínguez, del Lic. Benito Juárez y del cura Miguel Hidalgo. Posteriormente, se colocó la del Dr. Belisario Domínguez, donde cada 7 de octubre se celebraba la ceremonia luctuosa de aniversario de su muerte.

En la década de los 30 se sustituye el primer kiosco por uno de mayor tamaño, donde las marimbas tocaban en las ferias y en los días jueves y domingo.







Parque Benito Juárez



  1. icon-caminata.pngCaminata
  2. icon-fotografia.pngFotografía