Se trata de una construcción de estilo neoclásica con rasgos indígenas. Adornada con dos campanarios, su fachada es color naranja y rojo. Resalta especialmente el bello atrio en forma de escalinata.

Cuenta la leyenda que gracias a su intervención, el mártir Caralampio salvo al pueblo de Comitán de Domínguez de los estragos de una epidemia de viruela y cólera que se registró a mediados del siglo XIX. Sus habitantes en agradecimiento construyeron esta iglesia. San Caralampio fue un mártir que murió ejecutado por soldados romanos durante la persecución a los creyentes de Jesús, en el siglo II d.C. El pueblo de Comitán se viste de fiesta del 11 al 20 de febrero para festejar al santo, una de las tradiciones más arraigadas de la ciudad.






Entre 3a. avenida oriente norte y 4a. avenida oriente norte.


Iglesia de San Caralampio



  1. icon-fotografia.pngFotografía
  2. icon-investigacion.pngInvestigación

Visita Virtual