Más allá de la pasión y emoción que emanan del futbol, visitar el Estadio Zoque puede resultar una experiencia culturalmente enriquecedora.