Funciona sobre todo como taller de cerámica del artista Rodolfo Disner Clavería, quien ha desarrollado sus propias técnicas de coloración con petróleo.

Es posible adquirir piezas terminadas ahí mismo, aunque lo más relevante de la obra Disner son grandes murales de barro vidriado, de brillantes colores, en la Biblioteca Jaime Sabines o la rectoría de la Universidad chiapaneca, ambos en Tuxtla Gutiérrez.

Es también un pequeño museo del INAH; en el patio se conservan algunos monolitos de 25 a 30 siglos de antigüedad, recuperados del sitio arqueológico de Tzutzuculi (Corriente Fresca, en lengua mixezoque), que floreció en el Preclásico, entre los siglos XI y V AC, en un punto estratégico entre litoral chiapaneco y la depresión central, es decir, el valle del rio.










  1. icon-fotografia.pngFotografía
  2. icon-investigacion.pngInvestigación
  3. icon-museo-de-sitios.pngMuseo